Todo sobre los Piojos

¿Qué son los piojos?

Que son los piojosLos piojos son unos diminutos insectos parasitarios desprovistos de alas que se encuentran en el cabello de los seres humanos y se alimentan utilizando minúsculas cantidades de sangre que extraen del cuero cabelludo. 

El tamaño de los piojos viene marcado por la edad de los mismos. El piojo adulto tiene un tamaño similar al de una semilla de sésamo. Los huevos, que son mucho más pequeños, se denominan liendres y son similares a las escamas de la caspa. Los lugares en los que más fácil se pueden detectar tanto los piojos como las liendres son la parte más cercana a la línea del cuello y la zona próxima a la parte trasera de las orejas.

Pertenecientes a la familia de los insectos neópteros, los piojos son ectoparásitos de aves y mamíferos. Esto quiere decir que únicamente habitan en las mencionadas especies. Pese a que su alimento principal es la sangre, los piojos han desarrollado adaptaciones de su morfología, como puede ser el fortalecimiento de las patas y garras, para poder alimentarse también de restos de piel, secreciones de grasa, partes de plumas -en el caso de las aves- y de la ya mencionada sangre. Suelen permanecer siempre en los mismos lugares del cuerpo del huésped y pasan su vida entera en él. El color de los piojos varía de beige pálido a gris oscuro en función de si se alimentan más (más oscuros) o menos (menos oscuros) de sangre. No saltan, pero pueden ser contagiados por contacto. 

Están tan incorporados a las tradiciones de los pueblos de todo el mundo porque han parasitado al hombre desde tiempos muy remotos. Eso hace que hayan acabado por tener nombres propios en todos los idiomas. Al referirnos a ellos, debemos ser consecuentes de que constituyen un problema siempre vigente, que en cualquier momento pueden rebrotar y extenderse con rapidez si se dan determinadas circunstancias, como pueden ser las guerras, la pobreza extrema o algunas catástrofes naturales graves.

Tipos de piojos

Pese a que tradicionalmente se pensaba que únicamente había dos tipos de piojos, en la actualidad se reconocen cuatro tipos de piojos:

1.-Anoplura: En este grupo se encuentran los piojos chupadores, entre los que se encuentran todos los piojos que afectan a los seres humanos, como son los piojos de la cabeza y de la ropa, los del cuerpo y los del pubis.

2.-Rhyncophtirina: En este grupo se encuentran los piojos que afectan a los elefantes y a los facóqueros (animales similares al jabalí), principalmente.

3.-Ischnocera: Los piojos de este grupo infestan generalmente a las aves.

4.-Amblycera: Dicho grupo abarca los piojos masticadores.

 

¿Cómo Prevenir los Piojos?
como prevenir los piojos










Pese a que “cada maestrillo tiene su librillo”, hay una serie de recomendaciones básicas que permiten a padres y madres cuidar la higiene capilar de sus hijos dificultando, de esta manera, la aparición de piojos.

• Intentar evitar el contacto de las cabezas. Hay que vigilar un poco a los más pequeños y, en la medida de lo posible, intentar que no junten demasiado las cabezas. En este sentido, los momentos de mayor riesgo son momentos triviales como una simple partida a la consola o el momento de inspección de cualquier cosa al detalle. Es importante hacer entender a nuestros pequeños la importancia de no juntar la cabeza con otros niños ante el posible riesgo de contagio. En edades más avanzadas, la moda de llevar el pelo largo favorece la infestación de los piojos, pues es fácil que las cabezas acaben por juntarse para ver cualquier cosa en ordenadores o móviles.

• Proporcionar a los más pequeños un peine único en casa y en el colegio. Del mismo modo, cada niño debe disponer de su propia toalla tanto en casa como en clase. En casos extremos, es recomendable que los jerséis y cazadoras de los más pequeños se guarden independientes y no en los ganchos de los colegios, que suelen colocar las prendas muy cerca y, de esta manera, aumenta el riesgo de contagio.

• Tratar de evitar los pelos sueltos. Partiendo de que el pelo rapado es la mejor defensa para los piojos, somos conscientes de que no hay que llegar a este extremo, pero hay que remarcar que cuanto más corto llevemos el pelo de nuestros pequeños menores posibilidades hay de contagio. Teniendo en cuenta la mencionada afirmación, las infestaciones son más comunes en las niñas al estar presente el factor del pelo largo. A fin de dificultar aún más el contagio sin necesidad de cortar el pelo de las niñas, la principal recomendación es peinarlas con una coleta con diadema o dos trenzas perfectamente apretadas para evitar que la melena roce con el pelo de otros niños.

• Enseñar a nuestros hijos a combatir desde pequeños las liendres y piojos. En Estados Unidos, por ejemplo, enseñan a los más pequeños (a partir de los 7 años) a peinarse con una lendrera (peine anti liendres y piojos) al salir de la ducha, aún con el pelo mojado. Puede ser una medida algo extrema, pero tremendamente efectiva si pensamos que es muy probable que el contagio se pueda producir. 

• Observar los hábitos de nuestros hijos y de su entorno. Tenemos que acostumbrarnos a observar bien las actitudes de nuestros pequeños. Si vemos que nuestro hijo empieza a rascarse con frecuencia o tiene el pelo muy revuelto puede que estemos ante un caso de piojos. En ese caso, revisa el pelo de tu hijo el mismo día, cuanto antes detectes el problema antes podrás darle una buena solución. Acostúmbrate a cepillarle el pelo unas tres veces al día, o incluso más, ya que esto crea inquietud y seguramente acabe por lesionar a los parásitos. 

• No olvides, en la manera de lo posible, hacer menos atractivo el pelo a los piojos. Después de cada lavado de cabeza, intenta aplicar un acondicionador de pelo a tu hijo. Asimismo, al peinar al niño diariamente humedece generosamente la cabeza con colonia o aplica colonia o laca. Estos aspectos, que parecen detalles insignificantes, pueden ayudar a impedir la llegada de los indeseados piojos.

comments powered by Disqus